Proyectos

Playas sin Autos

Los humedales costeros entregan servicios fundamentales para la vida en la Tierra. Proveen agua dulce, alimentos y otros recursos, controlan las crecidas ante desbordes fluviales o marejadas, y son hábitats para diversas especies. Pese a ello, son degradados por presiones humanas que afectan sus extensiones y calidad. Solo en el siglo XX la extensión mundial de humedales se redujo en más de un 62% debido a la acuicultura, agricultura y urbanización. Como resultado, han disminuido también los servicios que éstos proveen a la sociedad y a los seres que los habitan (MMA 2018).

En Chile, si bien se ratificó la Convención Ramsar en 1981, aún escasos humedales cuentan con esfuerzos de conservación o figuras de protección legal. En las zonas áridas y semiáridas del norte y centro del país, se presentan las menores extensiones de humedales protegidos, en zonas que a su vez enfrentan altas presiones por aumento de la urbanización y turismo en primavera y verano, que coincide con la época de cría e invernada de miles de aves playeras. Se ha documentado la pérdida de huevos por la depredación de perros, destrucción de nidos por vehículos y actividades humanas que suelen ser escasamente reguladas.

En ese contexto la reproducción de algunas aves playeras es especialmente vulnerable ante estas perturbaciones. En Chile la Red para la Protección de las Aves Playeras (RPAP), consolidada por la ROC gracias a la adjudicación de un proyecto en el primer concurso de Humedales Costeros, ha desarrollado monitoreos de la actividad reproductiva de Haematopus palliatus y Charadrius nivosus durante 2019, 2020 y 2021, evidenciando un alto impacto del tránsito de vehículos en la destrucción de nidos, la mortalidad de pichones y la afectación de áreas de anidación en diferentes latitudes costeras del país, incluso sobre sitios declarados como IBA, RAMSAR y de importancia regional en la RHRAP (WHSRN, en inglés). Esto a pesar de que el tránsito de vehículos está prohibido por la Orden Ministerial N°2 del Ministerio de Defensa (1998).

Frente a dicho escenario resulta apremiante que las comunidades humanas comprendan las amenazas que afectan los ciclos de vida de las aves y la importancia de los remanentes humedales. Esto teniendo en cuenta que el conocimiento y la sensibilización inciden en el comportamiento y podrían incentivar procesos de conservación en zonas costeras. La valoración de estos componentes no sólo redunda en beneficios ambientales, sino también en el resguardo de los servicios ecosistémicos que proveen a las comunidades humanas para su sostenibilidad y resiliencia.

Objetivos del proyecto

El presente proyecto aprovechará el tejido social de la RPAP y su articulación para dar continuidad a un trabajo colaborativo que, además de sostener el monitoreo de aves playeras, contribuya a reducir las amenazas en sus hábitats, empleando herramientas de difusión, fiscalización y gobernanza. El proyecto satisfacerá objetivos locales de conservación de humedales que escalen a metas nacionales e interregionales como las establecidas en la Estrategia de Conservación de las Aves Playeras de la Ruta del Pacífico de las Américas y el Plan de Acción para la Conservación de Humedales Costeros y Aves Playeras en la Costa Árida/Semiárida del Pacífico Sudamericano.

  • Campaña comunicacional: El proyecto busca posicionar y dar a conocer la problemática del tránsito de vehículos en ecosistemas costeros a través de apariciones en distintos medios de comunicación, tanto convencionales como no convencionales, tales como diarios, radios, portales digitales de noticias, podcast, entre otros. Además incluye difusión de material a través de redes sociales e instalación de señalética en 6 distintos puntos del país: Mejillones, La Serena, Tongoy, Concón, Cartagena y Curepto.
  • Monitoreo y presencia en terreno: Esta iniciativa busca mantener el monitoreo del éxito reproductivo del pilpilén común y el chorlo nevado, así como también difundir la campaña in situ a través de la entrega de materiales a transeúntes, visitantes y habitantes de los sitios integrados en el proyecto.
  • Coordinación con autoridades: Entablar mesas de trabajo y diálogo con autoridades y actores locales tales como municipios, Capitanías de Puerto y organizaciones de la sociedad civil de manera que las acciones y esfuerzos emprendidos en los territorios tengan respaldo e integren los conocimientos de las comunidades e instituciones locales.

Cómo participar

Puedes ser parte de esta iniciativa a través de las siguientes opciones:

1- Denuncia: Ayúdanos a disminuir el tránsito de vehículos en playas, humedales y dunas y a alentar el incremento de la fiscalización por parte de la Armada de Chile denunciando la presencia de vehículos en estos ecosistemas a la Capitanía de Puerto más cercana. Entérate de cómo realizar una denuncia aquí.

2- Instalación de señalética: Informar a la ciudadanía a través de letreros puede ser una buena herramienta para dar a conocer áreas importantes para la reproducción y el descanso de aves playeras, así como también indicar actividades permitidas y prohibidas en determinadas áreas. Si te interesa instalar señalética en tu localidad, hemos dispuesto un manual en el que te indicamos cómo hacerlo. Encuentra el manual aquí.

3- Difusión de material: A raíz de este proyecto se han generado distintas piezas gráficas de difusión. Descárgalas y compártelas en tus redes sociales o en las de tu organización. Encuéntralas aquí.

Resultados

1- Campaña comunicacional

–  Aparición en medios de comunicación: gracias a las gestiones del equipo coordinador el proyecto “Playas sin Autos” tuvo cobertura en medios de prensa de alcance nacional y local, tales como El Mercurio de Valparaíso, Ladera Sur, Austerra Society y La Tercera.

Redes sociales: En el contexto de la campaña se generaron distintos materiales de difusión, siendo principalmente infografías que fueron publicadas durante el transcurso del proyecto en las redes sociales de la ROC, teniendo un alcance promedio de alrededor de 18.000 personas en Instagram y 11.000 en Facebook.

Instalación de señalética: 18 letreros referidos a reproducción de aves playeras, a la Orden Ministerial N°2 y formas de denunciar el tránsito de vehículos en playas y humedales fueron generados en el contexto de la campaña y dispuestos en 6 distintas localidades de Chile: Mejillones (La Rinconada y Barrio Industrial), La Serena (Caleta San Pedro y humedal Punta Teatinos),Tongoy (Humedales Salinas chicas y Salinas grandes) Concón (Desembocadura río Aconcagua), Cartagena (Estuario estero Cartagena)y Curepto (Playa La Trinchera).

Además, diversas organizaciones y socios locales de la ROC financiaron e instalaron más señalética en Mejillones, La Serena, Concón, San Antonio, Constitución y Talcahuano.

2- Monitoreo y presencia en terreno:

Monitores ambientales, que fueron previamente capacitados en temas relativos a humedales costeros, biodiversidad y habilidades comunicacionales, estuvieron presentes en Mejillones, La Serena, Concón, Cartagena y Curepto entre los meses de septiembre y febrero completando cerca de 160 jornadas, con un total de aproximadamente 640 horas de presencia en terreno en labores de concientización y difusión de la campaña.

3- Coordinación con autoridades:

Este proyecto permitió reuniones y coordinaciones con diversos actores, organizaciones, instituciones y autoridades vinculadas a la conservación o fiscalización en ecosistemas costeros. En ese contexto el equipo coordinador de “Playas Sin Autos” sostuvo reuniones con funcionarios y funcionarias del GEF Humedales Costeros Elqui, I. Municipalidad de Curepto, DIRECTEMAR, e I. Municipalidad de Concón, permitiendo así la ejecución de trabajos en conjunto, el desarrollo de jornadas de capacitación, planificación y avance en otros proyectos, participación en mesas de trabajo de conservación y establecimiento de convenios de colaboración.

Organizaciones colaboradoras

Esta iniciativa comenzó a desarrollarse en el año 2021 gracias a la adjudicación del proyecto “Playas Sin Autos: Acciones de difusión y sensibilización sobre amenazas vehiculares en humedales costeros” del segundo concurso del Programa Humedales Costeros coordinado por
Manfred Hermsen Stiftung for Nature and Environment y el Centro Neotropical de Entrenamiento en Humedales, cuyo enfoque consiste en crear una dinámica para la conservación de los humedales, fomentando la cooperación entre actores, definiendo y priorizando líneas de acción, y apoyando su implementación a lo largo de la costa árida-semiárida del Pacífico sudamericano.

Este proyecto se ha desarrollado junto a las siguientes organizaciones territoriales:



EQUIPO


Coordinador del proyecto

Franco Villalobos

Evaluación y divulgación de resultados:

Sharon Montecino, Gabriela Contreras y Franco Villalobos.

Materiales descargables: 

Correo: francovillalobos@redobservadores.cl

Facebook ROC