Proyectos
Participa
Participa
Participa
Foto: Romina Yáñez

Quebrada de Macul

El Parque Quebrada de Macul es un parque precordillerano ubicado en la ciudad de Santiago, comuna de Peñalolén. Se originó a partir de una propuesta público/privada a raíz de una organización ciudadana y actualmente se encuentra administrado por la Municipalidad de Peñalolén.

La quebrada de Macul como tal marca el límite entre la comuna de Peñalolén y La Florida, su cuenca tiene una superficie de más de 2.400 hectáreas. Entre las principales características de este parque está la influencia del curso de agua, lo que genera un microclima en los sectores ribereños dándole la humedad que lo caracteriza.

El Parque Quebrada de Macul es considerado uno de los pulmones verdes de Santiago albergando la vegetación típica de esta zona: el bosque esclerófilo, que corresponde a un bosque muy particular y que se encuentra en muy pocas partes del mundo. Varias de las especies que lo componen sólo se encuentran en Chile como el quillay (Quillaja saponaria), litre (Lithraea caustica) o guayacán (Porlieria chilensis).

Aquí podrás encontrar sectores abiertos compuestos por árboles como espinos (Acacia caven), bosquetes mixtos de litre y quillay e incluso algunos sectores compuestos casi puramente de peumo (Cryptocarya alba). Entre otras especies arbóreas también se pueden encontrar arbustos como bollén (Kageneckia oblonga); colliguay (Colliguaja odorífera); guayacán, puyas y cactáceas. Sin embargo, también existe presencia de especies exóticas, donde la más destacable es el Eucaliptus globulus, que fue introducido en la parte baja de la quebrada con fines de estabilización de laderas luego del aluvión de 1993.

Con respecto a la avifauna presente, se han registrado hasta la fecha al menos 69 especies en Ebird, de las que se destacan el churrete patagónico (Cinclodes patagonicus) frecuentes en las zonas asociadas al curso de agua; rayaditos (Aphrastura spinicauda), en las partes en las que la vegetación presenta un carácter boscoso más denso como por ejemplo en los bosques de peumos o en los álamos presentes cerca de la cascada; y búhos como el tucúquere (Bubo virginianus) y el chuncho austral (Glaucidium nana) en las partes más bajas del parque.

Debido a su encajonada geografía y a lo cerrada que puede ser la vegetación es posible que estés escuchando constantemente aves, mientras que observarlas puede que sea un poco más difícil, es por esto que la Quebrada de Macul es un gran lugar para empezar a entrenar tu oído, ya que es muy probable que te encuentres, entre varias especies vocalizando, tales como el cachudito común (Anairetes Parulus), el pitío austral (Colaptes pitius) y la turca (Pteroptochos megapodius), cuyas vocalizaciones son muy características.

Si es invierno se pueden oír picaflor chico (Sephanoides sephanoides) y viuditas (Colorhamphus parvirostris) siendo los primeros muy fáciles de ver en los parches de Eucalipto, en cambio durante la época de primavera / verano se puede oír el canto de los fío-fíos (Elaenia albiceps).

Si te gustan las rapaces debes prestar atención a los sectores con mayor visibilidad, como son los miradores (por ejemplo, en el “mirador a la ciudad”) ya que es frecuente ver rapaces volando, como águilas (Geranoaetus melanoleucus) y aguiluchos (Geranoaetus polyosoma). Los eucaliptus del inicio del parque también son un buen lugar para buscar ya que al ser buenas perchas son utilizadas por Peucos, Tiuques y Cernícalos.

Además de aves, la Quebrada de Macul es también hábitat de varios mamíferos, como el cururo (Spalacopus cyanus), degú (Octodon degus) y zorro culpeo (Lycalopex culpaeus); anfibios (Alsodes nodosus); reptiles como la culebra de cola larga (Philodryas chamissonis) y lagartijas (como Liolaemus tenuis); insectos como el burrito (Rhyephenes humeralis) y abejorro chileno (Bombus dahlbomii); y arácnidos como tarántulas. Las especies anteriormente mencionadas son sólo algunos contados ejemplos la biodiversidad total del lugar.

Cuándo ir

El parque lo puedes visitar durante todo el año, pese a que cada estación tiene su encanto particular durante la primavera podrás disfrutar de la explosión de vida que ello implica, desde varias flores en su esplendor hasta los cantos activos de las aves.

Los senderos bajos se pueden recorrer fácilmente durante cualquier época del año, sin embargo, los asociados a mayor altitud pueden presentar dificultades especialmente en invierno. También, hay que prestar atención en días de lluvia ante posibles crecidas torrentosas del curso de agua.

Especies destacadas

  Abejorro (Bombus dahlbomii)

Es un abejorro de un color naranjo muy intenso y de alas negras. Sus poblaciones han decrecido drásticamente en especial en la Región Metropolitana debido entre varias razones a fragmentación de su hábitat, pesticidas e interacciones con otras especies exóticas de abejorro.

  Pitío austral (Colaptes pitius)

Es uno de los 4 tipos de pájaros carpinteros presentes en Chile. Su nombre es de carácter onomatopéyico así que si escuchas un sonido que diga “Pi-tio” en el bosque se trata de esta ave. Es frecuente verlo y oírlo en la entrada del parque.

  Tucúquere (Bubo magellanicus)

El más grande de los búhos en Chile se alimenta de roedores, conejos, liebres entre otras presas. Su nombre también es onomatopéyico y pese a que no es un ave frecuente de ver está presente en el parque, siendo avistado entre la caseta de la portería y la primera bajada al estero. Los eucaliptos son un muy buen lugar donde buscar.

Puedes revisar todas las especies de aves registradas en el lugar en los siguientes “sitios de interés” de eBird:

Planificación de la visita

La entrada al parque es gratuita y lo único que debes hacer es registrarte en la portería, donde el equipo de guardaparques solicitarán tus datos personales y el destino al que deseas llegar. Vale la pena recordar que hay una extensión de territorio privado entre la caseta y la verdadera entrada del parque.

El parque como tal tiene un hito principal que es la Cascada de San Juan, el cual corresponde a una caminata de media intensidad y que para llegar deberás cruzar un par de miradores que tienen vista al estero y la ciudad. Si decides, antes de subir también tienes opciones de recorrer la parte baja del parque optando por los caminos que se acerquen al curso de agua o que lo atraviesan, como por ejemplo para llegar al bosque de peumos. La dificultad de estos senderos es baja.

A través del parque Quebrada de Macul incluso es posible llegar hasta el Cerro La Cruz, ya que se encuentra conectado con el Sendero de Chile. Al tomar este camino se pueden conocer otros sitios icónicos del parque, como son los miradores de altas cumbres y aguas del maqui. En esta parte es posible que veas y/o escuches otra variedad de aves endémicas de Chile, como la perdiz chilena (Nothoprocta perdicaria), tapaculo (Scelorchilus albicollis) y churrín del norte (Scytalopus fuscus). Si se desea tomar esta ruta es fundamental recordar que siempre se debe subir con bototos de caña alta.

Las diferentes rutas están señaladas en el mapa de la entrada y cada ruta está bien demarcada y señalizada, por lo que es muy importante que respetes los senderos y no te salgas de ellos, ya que al generar huellas alternativas irás en contra de los esfuerzos por la conservación del parque. También es importante respetar los horarios del parque (cierre 18:00 en invierno y 19:00 en verano, siendo una hora antes el límite para registrar tu salida)

Cómo llegar

Movilización propia: Para llegar al parque debes subir por la calle Diagonal Las Torres en dirección hacia el Sur, cruzando primero el templo Bahai y luego la universidad Adolfo Ibáñez. Ahí se puede visualizar fácilmente la entrada del parque, debido a que es posible distinguir la caseta de guardaparques junto a la medialuna de Peñalolén.

Movilización colectiva: No hay locomoción directa al parque, pero es posible llegar en metro por la línea 4 hasta metro Grecia, ahí se pueden tomar las micros que suben (506; 516; 519), donde debes bajarte al finalizar el recorrido (Grecia con Diagonal Las Torres). Desde la última parada se tiene que caminar por cerca de 1.5 Km, aunque si se prefiere existe la posibilidad de tomar un taxi o utilizar aplicaciones móviles de transporte hacia la quebrada que se encuentra pasado la Universidad Adolfo Ibáñez.

Mapa y sitios de interés en eBird

Infraestructura

El parque cuenta con caseta de guardaparques donde hay baños químicos y suministro de agua. Cuentan con un equipo de ayuda en caso de emergencias, es por esto la importancia del registro al entrar.

Los senderos están demarcados y tiene señalética referencial en cada cruce o hito. Hay lugares donde se pueden hacer picnic, sin embargo, NO está permitido acampar en el parque debido a que no están las capacidades sanitarias mínimas para hacerlo.

Conservación

Entre las principales amenazas a la Quebrada de Macul se encuentran los derivados a la presión ejercida por los visitantes, en especial la cantidad de basura y mal uso del lugar. Por otro lado, siempre está el riesgo latente de incendios forestales, siniestros que han afectado el lugar en más de una ocasión provocados por un uso irresponsable del fuego.

Actualmente, ante un programa municipal apoyado por proyecto GEF montaña y ONU Medio Ambiente se está buscando declarar el parque como “Reserva Natural Municipal” por lo que están en proceso de colecta de firmas. Para mayor información visitar: https://renamu.penalolen.cl/

Galería de fotos

 

e bird
Revista La Chiricoca
Agenda de actividades
Facebook de la ROC

ETIQUETAS /

 

Comparte:Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInEmail this to someone