Nuevo artículo sobre sitios de reproducción, distribución y estado de conservación de la Golondrina de mar chica

Foto: Pablo Cáceres

Este artículo, recientemente publicado en la revista Ardea, aporta nueva información para una de las aves marinas más desconocidas del mundo, a partir del trabajo de campo desarrollado por la ROC y el SAG Tarapacá.

La Golondrina de mar chica es una misteriosa ave pelágica de la que se cuenta con muy poco conocimiento, y de hecho, es una de las pocas especies que aún están en la categoría de “Datos insuficientes” del sistema de clasificación de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza

Esta ave, presente únicamente en la corriente de Humboldt, cuenta con dos subespecies: galapagoensis y gracilis. La primera se encuentra, aparentemente, en el archipiélago de Galápagos, mientras que la segunda se distribuye de forma regular en Perú y el norte de Chile.

Para ambas, la información relativa a su reproducción es escasa, incluso, para galapagoensis no se conoce ningún sitio de nidificación a la fecha, mientras que para gracilis se tenía conocimiento de una zona de nidificación en la Isla Chungungo, región de Coquimbo. No obstante, recientes visitas al sitio, anteriores a la presente investigación, no habían encontrado nidos.

El tamaño de la población reproductiva, el hábitat de nidificación y la fenología de estas especies son datos aún poco conocidos, por lo que el describir y caracterizar colonias reproductivas es esencial para definir su estado de conservación.

Métodos

Con el propósito de aumentar los conocimientos para la Golondrina de mar chica, durante 2013 y 2020 se realizaron distintas salidas a terreno hacia el Desierto de Atacama, entre las regiones de Arica y Parinacota, y Atacama, cubriendo así un área de 870 kilómetros lineales de costa, desde el nivel del mar hasta los 1.700 msnm. Sumado a lo anterior, también se visitó la Isla Chungungo en la región de Coquimbo para buscar nidos. Para ello, se utilizaron, entre otras técnicas, perros entrenados y, una vez encontrados, cámaras endoscópicas para revisarlos.

Resultados

Con este estudio, se logró presentar evidencia de dos nuevos sitios de nidificación. Ambos fueron en el interior, a diferencia de lo que se conocía con las colonias costeras en Isla Chungungo, y se ubicaron en Pampa del Indio Muerto (región de Atacama) y Pampa Hermosa (región de Tarapacá), donde se encontraron 14 nidos. Además, se encontraron otros sitios en la región de Antofagasta, específicamente en Tocopilla, Sierra Miranda, Cerro Chucalal y en la minera Centinela.

Respecto a Isla Chungungo, se confirmó la presencia de una colonia reproductiva, encontrando 8 nidos, de los cuales 2 estaban activos. Sin embargo, se piensa que esta colonia podría ser incluso mayor.

Adicionalmente, esta investigación permitió la caracterización de los hábitats que utilizan para nidificar, logrando comparar las diferencias de sustrato en las que ubican sus nidos. También se caracterizaron las temporadas reproductivas y describirieron las llamadas y cantos.

Por otra parte, se identificaron distintas amenazas que afectan no solo a esta especie, sino que al resto de las golondrinas de mar que ocupan dichos sitios. La contaminación lumínica, el desarrollo industrial y proyectos energéticos y mineros son algunos de los elementos que les afectan directamente.

Si bien la información recolectada aporta de gran manera al conocimiento de la Golondrina de mar chica, es necesario realizar mayores estudios que permitan estimar las densidades poblacionales de las colonias reproductivas y, con ello, determinar su estado de conservación.

Puedes leer el artículo completo aquí.

e bird
La Chiricoca
Facebook ROC