Censos de verano marcan inicio de nuevo proyecto en Coquimbo y Maule

Foto: Jesica Faúndez

En el marco de una iniciativa del Manomet’s Flyways Program la ROC está desarrollando el proyecto “Acciones de conservación de aves playeras y sus hábitats en dos sitios críticos de Chile”, a través del cual se llevaron a cabo dos grandes censos en la Bahía de Coquimbo y entre los ríos Mataquito y Huenchullamí.

Objetivos

Los censos tuvieron por objetivo registrar la diversidad y abundancia de aves acuáticas, con particular énfasis en aves playeras, con el fin de levantar información actualizada que permita complementar la ya existente y evaluar posibilidades de declarar estos lugares como nuevos sitios de la Red Hemisférica de Reservas para Aves Playeras.

Los Censos

Durante el pasado mes de febrero, profesionales, socios y voluntarios de la ROC realizaron censos en dos regiones del país: Maule y Coquimbo. El primero de ellos se llevó a cabo el 5 de febrero entre las desembocaduras de los ríos Mataquito y Huenchullamí, en la región del Maule, en una zona caracterizada por playas de arena de grandes extensiones, enormes campos de dunas y humedales de distinto tipo. Allí fueron dos los equipos que se desplegaron para cubrir una extensión total de aproximadamente 25 kilómetros, registrando casi 13.000 individuos de 33 especies diferentes.

Entre lo más destacado se encontró la presencia de más de 310 individuos de pilpilén común, número que correspondería a poco más del 2% de la población biogeográfica de la subespecie pitanay, residente de la costa del Pacífico entre Ecuador y Chile.

Por otro lado, el censo correspondiente a la Bahía de Coquimbo se realizó el día 14 de febrero junto a socios/as y voluntarios/as locales, recorriendo alrededor de 19 kilómetros de cuerpos de agua con vegetación palustre y vegetación baja, así como playas de arena y campos de dunas con distintos porcentajes de cobertura vegetacional. El censo se desarrolló entre el humedal Punta Teatinos por el norte y Playa Changa por el sur, incluyendo los humedales de El Culebrón y desembocadura río Elqui. En esta oportunidad fueron 5.246 individuos contabilizados, correspondientes a 35 especies diferentes, destacando la observación de 1.217 gaviotas garumas y 444 pilpilén común, número que se traduce en más del 3% de la población biogeográfica de la subespecie pitanay.

Amenazas

Además de poder conocer la diversidad y abundancias de especies en estos lugares, los censos permitieron hacer una descripción de las amenazas que los afectan. Desafortunadamente, estas no presentaron novedades sino más bien resultan ser similares a las que se repiten en prácticamente todo el país. En el transcurso de los conteos se registraron huellas de vehículos en casi toda el área, así como también la presencia de perros que deambulaban por la costa con y sin correa junto a sus dueños, afectando la reproducción y el descanso de las aves allí presentes. Además, se constató la presencia de basura domiciliaria y restos de artes de pesca que podrían generar atrapamiento y pérdida de extremidades en las aves. 

Agradecimientos

Agradecemos profundamente a quienes de manera entusiasta y desinteresada recorrieron numerosos kilómetros contando aves y haciendo más lúdica cada jornada: Laura Valdivia, Felipe Rojas, Juan Galván, Pamela Valdivia, Angelina Merino, Luis González, Sofía Palominos, Emily González, Marcelo Torrejón, Ignacio Escobar, Jesica Faúndez, Jesús Díaz, Patricio Guerrero, Marisol Oporto, Pamela Barrios, Martín Reyes, César Piñones, Pablo Gutiérrez.

e bird
La Chiricoca
Facebook ROC